Ritorniamo a Italia… Bologna!

Así es, después de nuestra aventura austríaca decidimos que el siguiente viaje sería al corazón de Emilia Romagna: Bologna.

El viaje tomó lugar poco más de un mes después de Salzburgo, no precisamente por falta de entusiasmo de nosotros debido a nuestra mala fortuna, más bien por la falta de presupuesto y el tiempo que nos tomó juntar el dinero para nuestra segunda aventura juntos.

La distancia entre Merano y Bologna era de aproximadamente unas tres horas y media en tren, de los cuales teníamos que tomar tres en total:

Merano > Bolzano

Bolzano > Verona

Verona > Bologna

Simple, ¿no?

Bologna (5)
Le due Torri di Bologna

Pero si han notado algún patrón en mi suerte, y uno de los motivos principales en la creación de este blog, es que normalmente lo que debería ser simple nunca lo es.

Ryan y yo quedamos de vernos en su casa un poco antes de las cinco para de allí caminar a la estación de tren y comenzar nuestra travesía. El viaje en tren de Merano a la capital de la región conocida como Alto Adige, Bolzano, es de apenas cuarenta minutos y los trenes pasan regularmente.

Al haber comprado los boletos desde la estación en Merano, eso implicaba que el horario para utilizarlos era abierto. Anteriormente habíamos investigado en internet los horarios para evitar accidentes y nos fijamos como había uno que nos llevaría a Bologna antes de las nueve de la noche.

En cuanto nos detuvimos en la estación de Bolzano, unos minutos más tarde de lo esperado debido a reparaciones en las vías, corrimos hacia el tablero donde se anunciaban los trenes y sus partidas para tratar de encontrar nuestro siguiente transporte hacia Verona.

Bologna Febrero (17)
Fontana di Nettuno

Y vaya que lo encontramos… según las letras fluorescentes ese tren salía en menos de un minuto del andén enfrente al que habíamos llegado. Corrimos como pudimos, tratando de vencer al tiempo pero como ya lo adivinaron, no logramos alcanzarlo. Fue como una escena en blanco y negro de película romántica, el tren alejándose en el atardecer por las vías mientras nosotros lo perseguíamos como al amante frustrado.

Después de unos minutos de silencio y shock, nos dirigimos hacia nuestro viejo amigo el tablero para consultar cuando salía el próximo tren hacia Verona.

Queriendo hacer uso de mis habilidades italianas recientemente adquiridas en los meses pasados, y también intentando impresionar a Ryan, me di cuenta que dentro de una hora salía otro tren hacia la ciudad de Romeo y Julieta.

Confiados en mi descubrimiento, salimos a caminar por la ciudad que ya conocíamos en búsqueda de un kebab para cenar.

Una vez que llegó la hora de regresar para reemprender nuestro camino, comencé a preocuparme ya que en el andén que se anunciaba en el tablero no llegaba ningún tren y por un momento comencé a dudar de lo que había leído.

Afortunadamente, para tranquilizar mis nervios, una fila de vagones comenzó a verse a lo lejos y mi corazón se calmó al ver que el primero de ellos anunciaba Verona.

Sin pensarlo mucho, nos subimos y respiramos aliviados de que por fin estábamos de camino hacia la ciudad que desde hace tanto queríamos conocer; pero no fue hasta que una señorita encargada de revisar la validación de los boletos a bordo, que nos dimos cuenta de nuestro error…

Bologna (54)
Piazza del 8 di Agosto

En una mezcla de inglés e italiano nos explicó que el tren venía llegando de Verona y únicamente estaba haciendo su viaje de regreso, además de que por el resto de la noche ya no habría más trenes hacia Bologna, y para confirmarnos esto llamó a sus compañeros en la central de trenes donde le informaron que nuestra mejor opción era uno que partía a las 3 AM.

Supongo que vio la decepción en nuestros rostros porque después de eso, se disculpó y nos dejó solos para seguir con su trabajo.

Lo que siguió a continuación, además de una mini discusión por lo arruinado que pensábamos que estaba ya nuestro viaje de fin de semana, fue un camino largo en silencio mientras la oscuridad de la noche envolvía al tren.

Bologna (89)
Los canales secretos de la ciudad que me trajeron buenos recuerdos de Venecia

Cuando llegamos a Verona, negada a darme por vencida después de lo que nos había dicho la amable señorita, me acerqué a una máquina expendedora de boletos y busqué el próximo tren hacia Bologna.

Y para mi buena suerte, dentro de lo que cabe, encontré un tren con escala en Padova que salía en menos de veinte minutos. Sin pensarlo, compramos los boletos y corrimos hacia el andén donde el tren ya nos esperaba, decidimos que lo más sensato sería subir ya aunque faltara bastante tiempo. Estábamos cansados de arriesgarnos.

Ya en Padova, llegamos para encontrarnos con una lluvia torrencial fuera de la estación y nuestro siguiente tren retrasado una hora. Para pasar el tiempo, cenamos manjares diversos de las máquinas expendedoras y tratamos de calentarnos con varios chocolates calientes, todo esto frente a nuestro andén asignado para no dejar nada a la suerte.

Tuvieron que dar casi las dos de la mañana para que nuestro tren llegara a la estación, una hora y media más tarde de lo anunciado con todo y retraso, lo que nos dejó en la estación de Bologna Centrale a las 3.30 AM.

Unas seis horas más tarde de lo que habíamos planeado.

Bologna Febrero (14)

Exhaustos nos dirigimos hacia nuestro AirBnB, donde nuestra asombrosa anfitriona nos esperaba aún despierta, y antes de caer rendidos ante Morfeo pusimos nuestras alarmas lo suficientemente tarde como para descansar de nuestra reciente travesía pero no tanto como para haber desperdiciado nuestro único día en Bologna.

Me alegra reportar que en este caso, la mala suerte terminó ahí. Los dos siguientes días fueron prácticamente perfectos y lo más cercano que tuvimos a un problema fue la pesadez estomacal después de tanto comer.

Por favor díganme que no he sido la única desafortunada con el sistema de trenes italiano…

 

-Agatha

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s